ABC HOMEOPATÍA

    La homeopatía a tu alcance

    La personalidad homeopática en la consulta

    La personalidad homeopática en la consultapersonalidades consulta

    La observación en homeopatía es una de las claves para prescribir el remedio adecuado. Hay pacientes que no necesitan hablar para ser identificados, pues su aspecto, los gestos, la manera de vestir, o simplemente su mirada lo dice casi todo.

    Observarlos desde el momento en el que entran en la sala de espera, hasta que salen de la consulta, es vital para el homeópata. Hay muchas señales que nos llevan a pensar que una persona tiene la constitucionalidad de un remedio u otro y debemos tenerlas en cuenta para finalmente prescribir el tratamiento adecuado.

    Aquí mostramos algunos de los más conocidos:

    Por ejemplo, una persona Natrum Muriaticum frecuentemente esperara a ser atendida en la silla más alejada de la puerta, intentado pasar desapercibida. En consulta, su voz sonará firme, aun que tenga los ojos llorosos.  La persona Natrum Muriaticum evitara el contacto visual, y se mostrará incómoda bajo la atenta mirada del homeópata. Si prestamos atención, podremos ver signos físicos como las típicas verrugas en la palma de la mano, o los característicos labios inferiores agrietados. Además, Natrum Muriaticum suele presentar un aspecto de viejo prematuro.

    Lachesis estará sentada al lado de la puerta, o enfrente, y si la haces esperar, seguramente, ya habrá entablado conversación con otro paciente, pues Lachesis destaca por su verborrea. Suele vestir de manera provocativa, siempre con el pecho al descubierto. Sólo la idea de una bufanda, cuello alto o una camisa atada hasta arriba le agobia. Suspira a cada rato. En consulta destaca por su gran locuacidad y si puede, te pedirá que abras las ventanas, por que si no tiene la sensación de ahogarse.

    Pulsatilla a menudo estará sentada al lado de la puerta,  pero pasará desapercibida, pues suele ser delgada y pequeñita, y al hablar, lo hace bajito, pues no tiene fuerzas para hablar más alto. Pulsatilla se suele ver en mujeres rubias y con ojos azules. Su vestimenta va a la par con su personalidad, colores dulces como los tonos pastel. En consulta, llorará constantemente.

    A Sepia se la puede reconocer por su vestimenta de negro o colores oscuros. Suele tener los parpados caídos, y aspecto envejecido.

    Arsenicum Album es delgado y pálido. Cambiara mil veces de sitio, esta agitado y pasea de un lado a otro de la sala. Cuida mucho su imagen, siempre intentará ir de punta en blanco. Obsesionado por la limpieza no dudará en asear su zona de la mesa mientras está en consulta.

    La persona Platina destacará en la sala de espera, pues seguramente llevará algún atuendo de lo mas provocativo. No hace falta que hable para ser el centro de atención, con su sola presencia se hace notar, y disfruta siendo observada por el resto. Suele tener un personalidad apabullante, camina con elegancia y está revestida de un halo de superioridad.

    Los pacientes Calcárea Carbónica nos llamarán la atención por su físico corpulento, en ocasiones gordo o fofo, con la cabeza y la parte superior del cuerpo grande. Son lentos, tanto físicamente como mentalmente.

    Nux Vómica, llegará con prisa, y se desesperará si le hacen esperar más de dos minutos. Frecuentemente buscará algún sitio donde poder fumar un cigarro antes de entrar. Normalmente vestido de traje, pues su profesión así lo requiere. Suelen ser nerviosos y nada más abrir la puerta de la consulta, entrará rápidamente y se sentará en la silla. No pierde el tiempo.

    La persona Silicea suele ser nerviosa y asustadiza, tímida. Puede destacar  por ir extremadamente abrigadas sea la época del año que sea pues son extremadamente frioleros. En consulta, no permitirá que nadie le achaque fallos, pues odia que le critiquen.

    A la persona Sulphur se le reconoce por ir muy desabrigado, en manga corta durante todo el año, ya que es extremadamente calurosa. Son personas que le dan poca importancia a su imagen exterior, presentándose en consulta con aspecto desaliñado y poco higiénico, con lámparones, manchas o rotos en la ropa. Son personas extrovertidas y jocosas.

    Estos son sólo algunos de los remedios más habituales que nos pueden aportar pistas a la hora de prescribir el remedio adecuado a cada paciente.

     

    Rut Poyal de Sans

    Diplomada en Homeopatía por el I.H.C

     

    Si quieres saber más sobre los diferentes remedios  busca en nuestro listado de remedios.

    • Facebook
    • Twitter
    • Google+
    • Linkedin
    • Pinterest

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    It is main inner container footer text