ABC HOMEOPATÍA

    La homeopatía a tu alcance

    Estudiar homeopatía

    Estudiar homeopatía

    Todo acercamiento a la homeopatía es, en nuestra opinión, sencillamente fantástico.

    Descubrir esta terapéutica, cómo funciona, cómo actúa no sólo sobre los síntomas sino también sobre el estado general del paciente, cómo nos ayuda a descubrir nuestras zonas erróneas, aquello que nos provoca la enfermedad, cómo ésta se manifiesta de una manera única en cada uno de los seres humanos mostrando a quien se adentra en el conocimiento de los remedios homeopáticos el camino para recuperar la salud es, como decíamos, sencillamente fantástico.

    ♦ Para médicos, veterinarios, farmacéuticos, odontólogos y estudiantes de estas carreras universitarias existen posgrados y másteres en sus propias facultades o en otros centros. Existen también asociaciones y centros de estudios médicos homeopáticos que ofrecen formación continuada para que todos ellos puedan incorporar la homeopatía a su práctica diaria.

    ♦ Para aquellas otras personas que desean estudiar homeopatía por el placer de aprenderla y poder aplicarla con criterio, llegado el caso,  en su ámbito familiar, tienen a su disposición distintas posibilidades:

    1.-Existen varias academias generalistas que ofrecen cursos con los contenidos básicos y con la entrega de un diploma. En su mayoría son a distancia u on-line.

    2.-También asociaciones y academias homeopáticas dirigidas a personas no médicos ofrecen estudios y cursos, normalmente más completos y personalizados que los anteriores, ya sean presenciales, a distancia u on-line. Incluyen también la obtención de un certificado de estudios.

    En ambos casos son cursos de coste elevado, con contenidos de Homeopatía Clásica en su mayoría, y con la entrega de un diploma o certificado final de los estudios realizados.

    Muchos de ellos los encontrarás anunciados en la publicidad de esta misma página que estás leyendo.

    Uno debe preguntarse qué es lo que desea: aprender homeopatía, disponer de una titulación o diploma, o ambas cosas.

    3.- Si lo que se desea es aprender homeopatía, sin más, no hay nada cómo recurrir a la lectura de los grandes homeópatas, encontrar buenos profesionales de la homeopatía con quienes resolver las dudas, tomar clases directamente de ellos, y atreverse con las pequeñas dolencias en el ámbito familiar. Sin duda el sistema de aprendizaje más económico: el autodidacta tutelado.

    Ahora bien, si el objetivo es obtener un título, que acredite lo que uno sabe, entonces las dos primeras opciones son las indicadas.

    ♦ Para quienes desean aprender homeopatía con la finalidad de aplicarla profesionalmente de forma terapéutica, en aquellos países que ello sea legalmente posible como es el caso de España, tienen a su alcance las 3 posibilidades del punto anterior, pero cabe una reflexión:

    El ejercicio de la homeopatía por personas no médicas ni licenciadas en otras ramas de la salud debería estar regulada, como ocurre en varios países, para garantía de los pacientes. En los estados en los que esto es así, existen cursos y exámenes que necesariamente han de pasarse para poder practicar la homeopatía y que validan al profesional que la ejerce, es la figura del Heilpraktiker en Alemania, por ejemplo.

    En países como España, dónde no existe una legislación al respecto, la validez o no de quien decide ejercer homeopatía queda enmarcada en la propia honestidad del homeópata, y por supuesto, en la confianza que éste genera en sus pacientes. En este sentido, poco podrá atestiguar o certificar un título o diploma, de un curso de carácter general.

    Tal y como decía uno de los profesores que el Equipo de ABC Homeopatía ha tenido la suerte de disfrutar, y a modo de ejemplo de lo comentado:

    “Psicólogo es quien sabe escuchar y dar los consejos y palabras adecuadas para sosegar el alma de su paciente. No quien posee una titulación colgada en la pared”.

    Y eso es, en nuestra opinión, aplicable a todas las áreas de la vida:

    “Homeópata es quien tiene los conocimientos y la capacidad para restablecer la salud de sus pacientes. No quien posee un diploma coronando su consulta.”

    Por ese motivo siempre aconsejamos la elección del Homeópata en base a referencias concretas de sus pacientes, lo que llamamos el “boca a boca”.

    Así pues, si uno tiene la intención de dedicarse profesionalmente a la homeopatía, ya sea médico o terapeuta, sólo queda estudiar, estudiar y estudiar: libros, materias médicas, repertorios, grados, charlas, conferencias, seminarios, cursos y cursillos. Todo lo que uno pueda asimilar siempre será parte del camino sin fin que supone aprender y ejercer homeopatía.

    Equipo ABC Homeopatía

    Si quieres más información sobre Formación y Cursos de Homeopatía  búscala en Homeopatía por un tubo, el BUSCADOR HOMEOPÁTICO de ABC Homeopatía.

    • Facebook
    • Twitter
    • Google+
    • Linkedin
    • Pinterest

    14 Comentarios

    1. me parece muy interesante la homeopatía, pero creo que debe estar debidamente regulada. al comentario de que no se es psicólogo o cualquier otra cosa por tener colgado un título en la pared, quiero decir que no estoy nada de acuerdo. Es muy frecuente y además está muy extendido en nuestro país el típico comentario de que tenemos “titulitis”. A mi, este comentario me parece una falta de respeto para todo el mundo. En primer lugar porque, aunque es cierto que hay gente con la debida titulación que no es buen profesional porque no se implica lo suficiente, no se puede fomentar el ejercicio de cualquier profesión reglada sin la debida titulación. el título es fundamental, el primer paso, el que garantiza unos conocimientos míminos y un control, si no cualquiera podría ejercer cualquier profesión con cualquier curso y con cualquier base. Es decir que unos habrían estudiado más que otros.
      En la actualidad hay muchas facilidades para homologar los estudios, sobre todo a nivel de formación profesional, donde es fácil demostrar los conocimientos adquiridos a través de academias y experiencia profesional mediante examenes oficiales, exámenes que la mayororía de gente que ejerce una profesión sin el título no hace y no quiere hacer.
      El ejercicio de cualquier profesión reglada es necesario a través de un título colgado de la pared, por respeto al paciente/ cliente y al resto de los profesionales. Aunque es cierto que además, hay que tener otras actitudes complementarias e importantes. un saludo.

    2. yo no tengo un título en psicología pero soy psicóloga nata.soy muy muy buena, mejor que muchos que he visto titulados. tengo una habilidad especial y leo mucho sobre el tema. Me pregunto si puedo montar mi consulta de psicología puesto que no importan los títulos ” colgados en la pared adornando la consulta”. por favor, los títulos sirven para garantizar un mínimo de conocimientos y de control. Tengan cuidado con los comentarios porque ese en concreto me parece de una incultura importante que fomenta que los títulos no sirven para nada. los conocimientos hay que demostrarlos mediante los título y no mediante los pacientes.sin ánimo de ofender.

    3. En este Edén…….hay de todo (como en botica). Excelente articulo habrá a quien si le guste su guía y otros se sientan ofendidos. Por eso la individualidad de las personas y su libre albedrío. En lo particular
      me gusta la línea de sus comentarios sobre diversos temas, siempre formales, respetuosos, profesionales y debidamente fundamentados.
      Gracias.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    It is main inner container footer text