ABC HOMEOPATÍA

    La homeopatía a tu alcance

    De la química a la homeopatía, pasando por el Kybalión

    De la química a la homeopatía, pasando por el Kybalión

    kybalion

    Por medio de un amigo nos llega un interesante documento escrito por José Luis Ruiz Fernández, licenciado en química, que nos cuenta su experiencia con la homeopatía, y su viaje argumental en busca de una explicación científica sobre los mecanismos que sustentan el funcionamiento de esta terapia.

    Un excelente y didáctico relato del que compartimos los párrafos que más nos han gustado, pero que recomendamos leer en su totalidad:

    Leer el documento completo pinchando aquí

    Mecanismo de la HOMEOPATIA
    De Giordano Bruno a Luis Rekarte

    “Tengo una licenciatura en química, un máster en química inorgánica, un máster en “regulatory affairs” (registro de medicamentos) y dejé a medias la licenciatura de bioquímica.

    Aún recuerdo como fue mi primer contacto con la homeopatía, fue en el máster de “regulatory affairs”. Al inicio de cada módulo el director del máster  por entonces también director de la Agencia Española del Medicamento, subía a la tarima, nos introducía sucintamente el tema sobre el que iba a girar el módulo y nos presentaba a los especialistas que nos iban a desarrollar en profundidad el temario. Uno de los últimos días de curso tocó el módulo de HOMEOPATÍA. Sus palabras fueron más o menos las siguientes:

    – “Hoy comenzamos un módulo cuya sola mención me produce rechinar de dientes y que corresponde más al mundo del esoterismo que al de la ciencia. Este master pretende ser exhaustivo y como la ley contempla la Homeopatía no tenemos mas remedio que dedicarle un módulo a este tema, así pues, y sintiéndolo mucho, durante los próximos días os hablaran sobre Homeopatía…”

    Durante unos días nos hablaron de diluciones infinitas, de potencias, de CH’s, de K’s, de LM’s, de D’s, de Hahnemann, de Kent y de docenas de conceptos que apenas comprendí. Como químico inorgánico, y tras la presentación que nos habían hecho (que si rechinar de dientes, que si esoterismo,…) quedé medio bloqueado y todo lo que me venia a la cabeza era un “¿cómo puede haber gente que se crea esto de la homeopatía?, ¿no se dan cuenta de que no hay principio activo? ¡seguro que esto es un placebo!”.

    13 años más tarde tome por primera vez unos gránulos homeopáticos.

    Introducción

    Inicialmente fui al homeópata más por que no se pudiera decir que no lo había probado que por otro motivo. Si la homeopatía no me funcionaba ya sólo me quedaba continuar con los 15 años de medicación alopática que me precedían.

    Como paciente, a los tres días de comenzar a tomar gránulos de homeopatía, no me quedó más remedio que aceptar que aquellas bolitas de lactosa/sacarosa estaban interviniendo de algún modo en mi cambio de estado.

    Como licenciado en química no podía aceptar que un remedio homeopático, carente de una molécula activa, estuviese involucrado en aquel cambio indiscutible que estaba experimentando. Era evidente que en solo 3 días algo estaba cambiando dentro de mí, a las tres semanas el cambio era innegable.

    Como paciente licenciado en química se me planteaba un dilema que debía resolver. Busque infructuosamente una explicación clara y convincente al fenómeno homeopático, todas las explicaciones me parecían difusas. Pasados unos meses todo me apuntaba al “efecto placebo”.

    Del efecto placebo, ese analgésico mental

    Clarificado el tema del “efecto placebo” ya no tenia sentido volverlo a utilizar. Estaba claro que había un mecanismo de acción detrás de la exposición a remedios homeopáticos. ¿Cuál era ese mecanismo?

    El doctor Luis Rekarte

    Seguía buscando alguna explicación satisfactoria al fenómeno homeopático pues las explicaciones dadas desde Hahnemann me resultaban poco claras, un tanto difusas. No negaba la validez del modelo utilizado por Hahnemann, sencillamente no me llenaba, no lograba empatizar con éste.

    Tras varios años haciendo uso de los remedios homeopáticos y ya habiendo comenzado mi formación como homeópata me llegó, no recuerdo muy bien como, el artículo “¿Cómo funciona la homeopatía?” del Dr. Luis Rekarte. Por primera vez me encontraba ante un modelo sobre el funcionamiento de la homeopatía que me resultaba convincente, inteligible y con el que podía empatizar.

    El Dr. Rekarte partiendo de axiomas aceptados por gran parte de la comunidad científica llegaba a establecer un posible mecanismo de actuación de las sustancias homeopatizadas. Me sorprendió el paralelismo entre su modelo y los enunciados místico-herméticos contenidos en el Kybalión y que estaba en consonancia con su visión “unicista” del universo. ¿Al final iba a ser verdad que la homeopatía estaba mas relacionada con lo esotérico que con lo científico?

    El Kybalión es un documento que contiene un conjunto de enseñanzas de la filosofía hermética también conocidos como los siete principios del hermetismo. Escrito en los albores del siglo XX, su autoría se debe a un grupo anónimo de personas autodenominados Los Tres Iniciados, aunque las bases del hermetismo se atribuyen a un alquimista místico y deidad de algunas logias ocultistas llamado Hermes Trismegisto.

    “Los principios de la verdad son siete; el que comprende esto perfectamente, posee la clave mágica ante la cual todas las puertas del templo se abrirán de par”.

    Los siete principios, o axiomas, como están descritos en el Kybalión son:

    1) Mentalismo. El Todo es mente; el universo es mental.

    2) Correspondencia. Como es arriba, es abajo; como es abajo, es arriba. Afirma que este principio se manifiesta en los tres Grandes Planos: El Físico, El Mental y El Espiritual.

    3) Vibración. Nada está inmóvil; todo se mueve; todo vibra.

    4) Polaridad. Todo es doble, todo tiene dos polos; todo, su par de opuestos: los semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son medias verdades, todas las paradojas pueden reconciliarse.

    5) Ritmo. Todo fluye y refluye; todo tiene sus períodos de avance y retroceso, todo asciende y desciende; todo se mueve como un péndulo; la medida de su movimiento hacia la derecha, es la misma que la de su movimiento hacia la izquierda; el ritmo es la compensación.

    6) Causa y efecto. Toda causa tiene su efecto; todo efecto tiene su causa; todo sucede de acuerdo a la ley; la suerte o azar no es más que el nombre que se le da a la ley no reconocida; hay muchos planos de causalidad, pero nada escapa a la Ley.

    7) Género. El género existe por doquier; todo tiene su principio masculino y femenino; el género se manifiesta en todos los planos. En el plano físico es la sexualidad.

    En su artículo el Dr. Rekate, de forma indirecta, iba tocando esos axiomas herméticos.

    Epílogo

    Como persona de formación científica se muy bien que la ciencia no dispone de herramientas para demostrar verdades, se muy bien que la ciencia sólo dispone de herramientas para objetivar sucesos, para detectar falsedades y para proponer verdades (para proponer modelos). La ciencia no llega más allá.
    Todo lo anteriormente expresado pretendía únicamente comentar un modelo, y por tanto no es más que una elucubración mental sujeta a desmentido en cualquier momento, pero no deja de ser, por ello, el modelo que más me ha satisfecho hasta ahora.

    Para finalizar sólo quisiera añadir aquello que siempre les digo a todos los que me niegan la eficacia de la homeopatía:

    “A mi nadie podrá convencerme de que la homeopatía no ha intervenido, de algún modo, en mi estabilidad emocional y salud física pues YO NO CREO que la homeopatía actue, YO SE que la homeopatía actua del mismo modo que sé que el agua oxigenada de 20 volúmenes deja unas quemaduras blancas en la piel que pican muchísimo y que los vapores nitrosos son marrones e irritan las mucosas.

    Mi experiencia directa lo confirma, yo ya no creo en esas tres afirmaciones, yo ya sé que esas tres afirmaciones son ciertas (he notado lo que la homeopatía hacia en mi, me he quemado con agua oxigenada de 20 volúmenes y he generado gases nitrosos)… son tres fenómenos que he experimentado directamente”.”

    Leer el documento completo pinchando aquí

    • Facebook
    • Twitter
    • Google+
    • Linkedin
    • Pinterest

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    It is main inner container footer text