ABC HOMEOPATÍA

    La homeopatía a tu alcance

    Clasificación de los síntomas en Homeopatía

    Clasificación de los síntomas en Homeopatía

    El homeópata Andrés Guerrero Serrano nos ofrece un nuevo espacio de unión e información para profesionales de la homeopatía y otras medicinas naturales.
    El homeópata Andrés Guerrero Serrano nos ofrece una explicación sobre la clasificación de los distintos síntomas que podemos observar en un paciente

    ABC Homeopatía no sería, ni de lejos, la web homeopática de referencia que es, si no fuese por nuestros colaboradores y maestros.

    Homeópatas que comparten sus conocimientos, que nos tutelan y nos enseñan este maravilloso, enorme y profundo mundo de la Homeopatía, y que quienes formamos parte del Equipo de ABC Homeopatía, tratamos de divulgar de forma sencilla y amena.

    Es el caso de Andrés Guerrero Serrano, Homeópata y Naturópata afincado en Zaragoza, habitual colaborador de esta web, amigo y maestro, y autor de los Blogs Homeópatas en el Alambre y Consulta Integral de Homeopatía.

    Recientemente estábamos cruzando unos correos con él, en los que le solicitábamos revisión de  un artículo que estábamos escribiendo, cuando Andrés nos regaló una explicación magistral en relación a la Clasificación de los Síntomas, y que ahora, con su permiso, compartimos con tod@s vosotr@s:

    “La Homeopatía es compleja de poner en práctica. Muy compleja. No solo hay que escuchar al paciente, sino distinguir los síntomas que son importantes. Con esos síntomas importantes hay que hacer una clasificación: síntomas comunes, síntomas patognomónicos, síntomas individuales, síntomas generales, particulares, modalidades, síntomas etiológicos, síntomas psíquicos, síntomas locales, …

    – Síntomas comunes:  fiebre, cansancio, debilidad… no proporcionan mucha información. Apenas sirven de nada para orientar al Homeópata hacia el remedio adecuado.

    – Síntomas patognomónicos: son los que son característicos y específicos de la enfermedad. Esto puede ser interesante para el diagnóstico, pero a la hora de prescribir tienen poca importancia.

    – Síntomas individuales: es la forma en que cada individuo enferma. Estos síntomas son lo más importante de cada caso, porque nos orientan sobre las predisposiciones y sobre la individualidad de cada caso. Cuantos más haya, más posibilidades tenemos de seleccionar ciertamente el remedio más similar.

    – Modalidades: cómo varían los síntomas en función de cambios en el entorno externo o interno. A este grupo pertenecen síntomas como la periodicidad, las estaciones del año, los horarios, las fases de la luna, la posición y el movimiento… Las Materias Médicas están llenas de rúbricas con estas especificidades.

    – Síntomas etiológicos: Son los síntomas que preparan la enfermedad o la desencadenan.

    – Síntomas psíquicos o mentales: En Homeopatía tienen mucha importancia porque partimos de la base de que la enfermedad siempre se origina de una desequilibrio mental y es éste el que genera el desorden orgánico . Hay homeópatas que prescinden de las demás secciones de rúbricas de los repertorios y trabajan únicamente con los síntomas mentales.

    – Síntomas generales: Muestran una reacción general del organismo y no se reflejan sobre ningún órgano en concreto. Por ejemplo son los que tienen relación con la transpiración, el sueño, la sensibilidad, el tono vital, el tiempo meteorológico, los deseos y aversiones…

    – Síntomas locales: los que son localizables en un órgano o parte de la anatomía. Son importantes en los casos agudos.

    – Síntomas claves, peculiares o raros: Son muy importantes porque pertenecen a unos pocos remedios o a uno solo, y a pocos pacientes. Son valiosos porque prácticamente tenemos el caso enfocado si encontramos uno de ellos que sea verdadero y fiable.

    – Síntomas concomitantes: son los que acompañan a la enfermedad y pertenecen al paciente, aunque no tengan relación con la enfermedad.

    Con todos estos tipos de síntomas, más el interrogatorio en el que van apareciendo los síntomas reales del caso, el terapeuta homeópata tiene que trabajar de forma organizada, pero a veces la abundancia de síntomas no es deseable, ya que complica enormemente la selección del remedio adecuado.

    En su día, Hering buscó un medio de selección que fuera lo suficientemente fiable como para trabajar con un número pequeño de síntomas: Cruz de Hering
    Ésta es también importante porque mantiene al homeópata situado ante el caso. Sólo tiene que ir apuntando en cada cuadrante los síntomas importantes y valiosos del caso. Una vez que los tiene situados, entonces es más fácil seleccionar un remedio que cubra todos esos aspectos. Se utiliza especialmente en el tratamiento de casos agudos o de agravaciones miasmáticas.

    Posteriormente, los distintos maestros homeópatas han ido buscando formas más precisas de selección y así se han basado en las características de los distintos reinos (vegetal, mineral y animal); de las ilusiones (dentro del grupo de síntomas mentales); de la sintomatología miasmática, de los síntomas clave o keynotes

    Es decir, son medios o “herramientas” que los homeópatas expertos, basándose en su experiencia y buen criterio, ofrecen a los demás homeópatas para facilitarles un sistema de acercamiento al paciente que evite sufrimientos innecesarios y equivocaciones o supresiones indebidas.”

    Andrés Guerrero Serrano, Homeópata y Naturópata, autor de los Blogs Homeópatas en el Alambre y Consulta Integral de Homeopatía.

    Si quieres saber más sobre la clasi síntomas, indaga en nuestro Buscador Homeopático Homeopatía por un Tubo

    • Facebook
    • Twitter
    • Google+
    • Linkedin
    • Pinterest

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    It is main inner container footer text