ABC HOMEOPATÍA

    La homeopatía a tu alcance

    ¿Es mi hijo un niño tipo Sulphur?

    ¿Es mi hijo un niño tipo Sulphur?

    A los niños y niñas Sulphur les vemos frecuentemente con aspecto desaliñado y haciendo "el bruto".

    Robin Hayfield, en su fabulosa Guía práctica de homeopatía: El cuidado diario de la salud a través de tratamientos naturales, nos ofrece una descripción general, y magistral, de los 6 tipos básicos de constitución infantil.

    Aquí te mostramos el Niño Tipo Sulphur. La foto es también de la Guía Práctica de Homeopatía de Robin Hayfield, Ed. Blume.

    Personalidad

    Cuando los niños tipo Sulphur se sienten bien, están llenos de energía y de curiosidad. Están seguros de sí mismos y, con frecuencia, se convierten en líderes naturales. De pensamiento ágil, son capaces de utilizar información recién adquirida de forma práctica.

    La mayoría de los niños Sulphur son extrovertidos. Algunos incluso son bastante alborotadores. Otros son más tranquilos, pero incluso éstos poseen una gran seguridad en sí mismos y, quizás en ocasiones, son unos «sabelotodo«.

    Parece que estos niños siempre estén preguntando cosas, lo que hace que su compañía resulte agotadora. No obstante, aprenden con gran rapidez, de modo que aquélla es, a la vez, gratificante.

    Los niños de este tipo son egocéntricos y no siempre se percatan de lo que ocurre a su alrededor, a menos de que sea de gran interés y relevancia. Como consecuencia de ello, parecen individuos insensibles que «pisotean» a los demás.

    El típico niño Sulphur es, por lo general, desordenado y perezoso, y prefiere andar con los hombros caídos y arrastrando los pies, que permanecer erguido. A pesar de todo, son niños que gozan de buen humor. Cuando no se muestran perezosos, son muy colaboradores, sobre todo si se les ofrece una oportunidad para destacar.

    Miedos y preocupaciones

    En concordancia con su naturaleza confiada y exuberante, pocas cosas asustan a estos niños (excepto, quizá, las alturas).

    Características físicas

    El Sulphur característico es grande y fuerte, aunque algunos individuos más tranquilos son más esbeltos. Los niños suelen presentar un rostro enrojecido y ofrecen un aspecto desordenado y desaliñado, e incluso a veces sucio.

    Debido a esta combinación de características de actividad y fuerza, tanto física como de conducta, el tipo Sulphur es probablemente más frecuente en niños que en niñas.

    Deseos y aversiones

    A menudo ocurre que a los niños Sulphur les desagrada bañarse; además, detestan ordenar la habitación. Habitualmente no sienten el frío, e incluso sacan los pies de la cama, cuando duermen, para refrescarse. A veces sufren un descenso de energía hacia las 11.00 horas, por lo que es recomendable que ingieran un tentempié.

    Tienden a ser golosos y a decantarse por las comidas muy condimentadas; además, tienen una sed que supera a la de la media.

    Síntomas y enfermedades

    – En teoría, pueden padecer casi cualquier síntoma o enfermedad. Sin embargo, su constitución es fuerte, por lo que los síntomas y trastornos de base emocional aparecen con menos frecuencia.

    – Puede existir una alergia a la leche que se presenta en forma de trastornos digestivos como vómitos o diarrea. Asimismo, pueden presentar problemas de alergias cutáneas, como eccema, u otros trastornos de la piel.

    Como remedio constitucional, Sulphur puede ayudar a aliviar todo tipo de problemas, siempre y cuando se trate de este tipo de personalidad.

    Ver  Los 6 principales remedios constitucionales en niños

    Leer toda la información completa en el libro Guía práctica de homeopatía: El cuidado diario de la salud a través de tratamientos naturales de Robin Hayfield. Puedes encontrarla o encargarla en tu libreria habitual y también la venden en algunos portales de internet.

    • Facebook
    • Twitter
    • Google+
    • Linkedin
    • Pinterest

    2 Comentarios

    1. Nuestro hijo se describe casi en su totalidad en las características de niño sulphur.
      Ahora bien tiene episodios de bronco espasmos leves y un constante resfrío y catarro durante todo el invierno,QUE SE AGUDIZA CON EL CAMBIO DE TEMPERATURA Y HUMEDAD.
      Estamos en tratamiento homeopatíco desde hace 1 año en este momento
      le estamos dando sulphur 15
      Los episodio de bronco espasmos fueron menores en este invierno, pero los otros síntomas persisten.

    2. Mi hijo es Sulfur y esta en tratamiento hace 7 meses, durante dos meses no le di su medicacion y fue la prueba de fuego, tuvo 2 broncoespasmos en 15 dias. Ahora que arranco de nuevo con Sufur 500 esta perfecto!!!
      Suerte Gerardo… saludos

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    It is main inner container footer text